CHAGA – EL HONGO SIBERIANO DE LA SALUD

Chaga

Chaga (lat. Inonotus obliquus),

también conocido como Nariz de Carbón, es un hongo parásito en el abedul blanco. Crece en bosques de abedul de Rusia, Corea, este o norte de Europa, áreas norte de los Estados Unidos, en las montañas de Carolina del Norte y Canadá. Conocido por los siberianos como el “Regalo de Dios”, y el “Hongo de la inmortalidad”, los japoneses lo llaman “El diamante del bosque” y los chinos lo llaman el “Rey de las Plantas”.

Para resistir en los climas tan extremos, el chaga concentra sus compuestos naturales para su conservación y esto lo hace tan poderoso. Algunos de sus componentes son esteroles, fenoles y enzimas.

El doctor Hiromi Shiya lo menciona en su libro “La enzima prodigiosa”:

Chaga es un hongo que es un antioxidante natural y una de las plantas medicinales más antiguas. Se cree que la chaga combate los virus, estimula el sistema nervioso central, suprime el crecimiento de los tumores y las células cancerígenas, baja el conteo de glóbulos blancos, baja la presión arterial y venosa, disminuye los niveles de azúcar, mejora el color y la elasticidad de la piel, restaura la apariencia juvenil, y desintoxica el hígado, los riñones y el bazo.” (2013, Santillana)

Desde el siglo XVI, existen registros de que el hongo chaga se usó como remedio casero y en medicina botánica de países del Este de Europa como remedio para el cáncer, gastritis, úlceras y tuberculosis de los huesos.

El herbalista David Winston sostiene que es el hongo medicinal anticancerígeno más potente. El laureado literario ruso  del Premio Nobel Alexandr Solzhenitsyn escribió dos páginas sobre el uso medicinal y el valor del hongo Chaga en su novela autobiográfica, basándose en sus experiencias en un hospital: “Cancer Ward” (1968).

 La Betulina y el ácido betulínico son compuestos que se encuentran naturalmente en el hongo Chaga y los abedules. Estos compuestos se están estudiando para uso como agente anticancerígeno.  Mientras que la Betulina encontrada en el abedul blanco es indigerible por los humanos, el hongo Chaga la convierte en una forma que puede ser digerida oralmente. En un estudio utilizando animales, los investigadores encontraron que la betulina del abedul bajó el colesterol, la obesidad y mejoró la resistencia a la insulina.

El hongo Chaga se suele rayar en un polvo fino y se utiliza para preparar una bebida parecida al café. Sin embargo, para uso medicinal es necesario un proceso de extracción. Los principales ingredientes activos, los polisacáridos, se encuentran en la quitina, superficie del hongo Chaga, parte mayormente indigerible. Se necesita un proceso de extracción mediante agua caliente o etanol para poder consumirlo. Los estudios científicos e investigación también se basan generalmente en extractos.

 Recomendamos una infusión de Chaga en polvo preparada con agua de 60 grados reposada durante 48 horas, 1 vaso tres veces al día y tratamiento de varios meses con periodos de descanso. Durante la toma de Chaga no se aconseja comer carne ni embutidos, tomar penicilina ni glucosa intravenosa.

2 pensamientos en “CHAGA – EL HONGO SIBERIANO DE LA SALUD

  1. Es increible como cambian de nombres los frutos, y otros productos naturales por el mundo, efectivamente el hongo chaga es excelente para la salud. muchas gracias por la publicacion, he aprendido algo mas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *